Connect with us
28/06/2022 - 11:18 am

Opinión

Retrato Ormeta- La razón del desaire de AMLO a la Cumbre de las Américas

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

retrato ormeta

Por esta edición, los Estados Unidos de América serán anfitriones de la cumbre que reúne a la gran mayoría de los países del continente americano, un evento que se caracteriza por ser el lugar en donde los líderes americanos fijan objetivos comunes y fortalecen los vínculos entre sus naciones para mejora de sus connacionales. La Cumbre de las Américas es el evento de gala del continente, no sólo por la cantidad de asistentes, sino porque es una ocasión para que los líderes puedan fortalecer liderazgos regionales o mostrar sus inconformidades con sus vecinos, pues no hay mejor foro que acapare reflectores ni que llame más la atención. 

Ante tal importancia de la cumbre, los Estados Unidos de América aprovecharan como nunca el ser los anfitriones en esta ocasión, pues es una inmejorable oportunidad para volver a demostrar su fortaleza en la región y, sobre todo, es una ocasión de oro para demostrar que el país de las barras y de las estrellas tiene bien puesta su atención en lo que sucede en lo largo y ancho de este lado del hemisferio. Tan es así que está programada la presencia del presidente Biden en la gran mayoría de las mesas, un gesto con mucho significado geopolítico, ya que, no sólo viene a restablecer la dañada relación que dejo su antecesor con varios países asistentes, sino también para mostrar músculo de convocatoria y presencia en la agenda continental. 

De ahí que, conscientes de la importancia del auditorio, un considerable número de presidentes han confirmado su asistencia a la cumbre. Sin embargo, hay algunos otros que ni siquiera fueron considerados para asistir, debido a que, son países que no cumplen la característica de ser considerados regímenes democráticos al ser liderados por personajes poco afectos a dejar el poder como lo son los presidentes de Nicaragua, Venezuela y Cuba. Este pequeño y deshonroso grupo de naciones no fueron invitados por los anfitriones en una clara señal de que son los parias que no cantan al mismo ritmo que el “tío Sam” porque son los parias que enfuscados en sus luchas anti-imperialistas han ofuscado las libertades de sus pueblos.  

Ante tal panorama, nuestro actual presidente López Obrador ha fungido como una especie de “abogado del mal” para defender la asistencia de los tres personajes impresentables a la cumbre. Más aún, nuestro Ejecutivo Federal se ha enfuscado tanto en que se invite a los parias que ha amenazado con no asistir al foro y enviar a un funcionario del gobierno a ocupar su lugar, bajo el argumento de que no se debe excluir a ninguna nación sin importar su régimen de gobierno. Tan va enserio su amenaza que aún no confirma su asistencia personal, un gesto que no pasó desapercibido para su par en Bolivia, quien envalentonado por el líder mexicano también puso entredicho su asistencia a la cumbre si no se extendía una invitación a los excluidos.  

Es cierto que nuestro presidente anda muy metido en jugar un papel que se erija como contrapeso del actual líder norteamericano, algo que no ocurrió con Trump. Más aún, el presidente López Obrador sabe que debe ocuparse aquel gran espacio de liderazgo que llego a ocupar Chavez al frente del bloque de izquierda del continente, un hueco que no ha podido llenarse y que ha provocado grandes fisuras entre las naciones que hace unos años eran comparsas de baile. Con sus reservas, el líder mexicano quiere ser la nueva voz cantante que lidere a la fragmentada izquierda americana y para poder lograrlo, tiene que incluir a sus socios y soportes a los foros continentales. 

Ormeta: Vaya afrenta sintieron los aspirantes y profesionales de la medicina del país cuando el gobierno anunció la contratación de médicos cubanos. Un desprecio a su honorable labor durante la pandemia y un cuestionamiento a su capacidad frente a extranjeros que vienen a ocupar plazas que para ellos no se crean. 

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo Más Reciente

Transitorios-Ideales perdidos

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

Carlos Román - Transitorios
Foto: Especial

El Partido Acción Nacional cumple 83 años, diez menos que el PRI, lo que lo convierte en otro partido con una larga vida en México. En el año de 1939, el exrector de la UNAM Manuel Gomez Morin, hombre inteligente, con ideas y una visión muy clara del tipo de oposición que el País necesitaba, funda con otros intelectuales al PAN. El gran mérito del panismo de esos años fue reivindicar la figura del ciudadano con una fe total en las urnas y el voto como camino infranqueable para construir lo que se veía como una lejana democracia para  México.

El PAN fue cuna de importantes hombres de ideas, entre otros al citado Gomez Morin, pero también a varios más como: Rafael Preciado Hernández, Efraín González Luna, Adolfo Christlieb Ibarrola, por supuesto también a José González Morfín y Carlos Castillo Peraza, sin duda intelectuales y políticos que lograron consolidarlo ideológicamente.

El PAN ha sido el partido de derecha por excelencia; ligado a un sector de la iglesia católica, aunque se dice laico,  aprovecha bien la fe de millones de mexicanos que profesamos esa religión y siempre ha tenido posturas conservadoras en temas cuestionables como el aborto y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Durante largos años en la Oposición y cuando por fin cambian su forma testimonial y contestataria para buscar en serio el poder, me cuesta mucho trabajo entender cómo es que el PAN postuló a Vicente Fox, quien ya había demostrado su pobre nivel parlamentario y nunca se reconoció por una postura ideológica afín al partido. Fox no se distinguió por ser un militante con talento, salvo su forma ranchera de venderse, lo que le dio un respaldo y bono democrático que por su frivolidad tiró a la basura. Pero Fox con la fuerza del PAN y del hartazgo de la gente contra el PRI, logró lo que muchos pensaron imposible:  sacarlo de los Pinos.

Pero al parecer haber ejercido 12 años la presidencia de la república no le hizo mucho bien al PAN, no le alcanzó para consolidarse y mantener el poder, por el contrario, vemos hoy a un panismo reducido y disperso, viviendo los mismos males del priísmo, acusado de corrupción en muchos de los gobiernos que ha ejercido.

Desgraciadamente han podido más los pleitos y ambiciones personales entre su cúpula por posiciones y privilegios, negocios y prebendas, que su mística política que también se ha perdido con alianzas contra natura en las que hoy participa.

Está comprobado que el poder corrompe, más aún en aquellos que por conveniencia se integran a una fuerza política solo por el afán de obtener riqueza. Eso para mi explica la pérdida de confianza y total desilusión electoral de un Partido con una rica historia que olvidó por esas sórdidas ambiciones que lo llevaron a traicionar ideales y cobijar ladrones; eso sí, muy dados a exaltar a la honestidad  como discurso. Por eso la desbandada panista que le hace perder terreno todos los días.

Transitorio.- Los candidatos del PAN a la presidencia de la República han sido lastimosos, ahí les dejo a  Josefina Vázquez Mota y Ricardo Anaya, sin duda la prueba viviente del PAN que ha perdido los ideales que lo hicieron posible.

TFA

Seguir Leyendo

Lo Más Reciente

En Busca del Estado Perdido-La guerra perdida

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

Virgilio Rincón
Foto: Especial

En 1975 bajo el gobierno del Presidente López Portillo, las fuerzas federales mexicanas dieron inicio al combate al narcotráfico a través de la llamada ‘Operación Condor’, la intención era acabar con los plantíos de marihuana y amapola en la zona norte del estado de Sinaloa, la acción generó el surgimiento de una ‘Federación’ controlada por el naciente ‘Cartel de Sinaloa’ como medio de defensa ante los embates del Estado mexicano y la migración de los principales capos y sus familias a la zona metropolitana de Guadalajara.

Entrados los 80’s el dinero del narco se veía en abundancia en la llamada ‘Perla Tapatía’, construcción de edificios, centros habitacionales, y comerciales delataban la presencia del dinero sucio que siempre fue bien recibido por ‘constructores’ sin escrúpulos cuya única filosofía era en torno al dinero.

Transcurrieron dos décadas más -80’s y 90’s- en la que fuimos testigos del crecimiento no solamente económico, social, sino también político de los narcotraficantes. La sociedad los empezó a recibir en las escuelas, centros religiosos, restaurantes, clubes sociales, deportivos y entonces lo inevitable: nos invadieron.

La incursión fue en todos los aspectos desde la culinaria, vestimenta, musical, cultural, hasta la familiar, con azoro vimos bodas de familias que se decían de ‘abolengo’ con miembros de alcurnia criminal.

Llegada la alternancia hubo un impase quizá por falta de liderazgo, experiencia o impericia, para el caso el costo fue el mismo, el gobierno que sacó al priismo de Los Pinos, toleró el crecimiento de la presencia criminal en el territorio nacional, ya no era un tema de Sinaloa, Jalisco y Baja California, prácticamente era todo el norte y occidente del país, con un ingrediente no asimilado fruto del enfrentamiento entre los propios cárteles me refiero a la violencia.

Con horror vimos a través de las noticias la decapitación, desmembramiento y desazolve en ácido de seres humanos, las imágenes son brutales, es inimaginable los actos de tortura y la forma de muerte que se daban, el escalamiento en la creatividad criminal es indómito, cada día la bestialidad del día anterior es superada.

Fue bajo el gobierno del Presidente Calderón que en Diciembre del 2006, se inició la guerra frontal contra el narcotráfico, la orden del Comandante Supremo fue el exterminio del lacerante cáncer social, mandando al ejército a las calles a confrontar al enemigo que por cierto no viste uniforme, no porta insignias, aún más, es connacional.

El resultado de la guerra lo advertimos todos, somos un país que vive de manera cotidiana la violencia -forma parte de nuestro día a día- con enfrentamientos por todos lados que han dejado cientos de bajas de Soldados, Marinos, Policías y lo más grave, de ciudadanos que nada tienen que ver con la actividad criminal o el combate, dicen, ‘daño colateral’.

Con el paso de los años debemos de debatir: ¿Quién ha ganado la guerra?

Una guerra no se ciñe al reto bélico de dos o más contendientes, sino a la cultura dominante fruto de la confronta, en ese sentido, sin duda, somos derrotados.

Hoy hay series, por cierto exitosas, que pintan a los criminales como héroes, corridos que los engrandecen, películas, una tendencia a imitar la vestimenta y lo que es peor se mimetiza el comportamiento de los criminales. Muchos niños y jóvenes expresan su deseo de emular a tal o cual narco, por su parte el sueño dorado de muchas chicas es relacionarse sentimentalmente con alguno de ellos, aunque en ambos casos sea efímero el gusto por la corta vida que tendrán, no les importa.

Es frecuente que empresarios, comerciantes y profesionistas busquen acercarse a capitales sucios con el afán de quedarse con una tajada de lo mal habido, se olvida de los principios y se apropian de los atajos sin significar que tan torcidos sean.

En el frente político las cosas se advierten complicadas, la presencia de los grandes grupos del crimen organizado se ve en las elecciones y en las posteriores decisiones de gobierno, ya no son pequeñas organizaciones cuyo máximo fin era producir marihuana para los vecinos del norte; sus intereses han cambiado hoy se saben que controlan una gran parte de la nación con la consecuente influencia política.

Indudablemente somo derrotados, no importa el lamentable número de muertos de cada bando es una simple cifra -hay más muertos por hechos violentos en México que en Ucrania, Irak y Afganistán juntos- volteemos a ver como la ocupación del crimen organizado ha permeado a todos los niveles de la sociedad mexicana que -por interés o sometimiento- a capitulado sin condición alguna frente al enemigo vencedor.

Sin duda, esta guerra en lo ideológico la hemos perdido.  

TFA

Seguir Leyendo

Lo Más Reciente

¡Fuera cadenas!- ¿A dónde se va el agua?

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

César Rincón

¿A dónde se va el agua? El fin de semana pasado estuvimos mi novia y yo de visita en Monterrey, Nuevo León, y nos tocó ver de cerca la grave crisis que ahora se sufren los regios con motivo de la sequía por la que atraviesan. Entre amigos que nos contaban sus experiencias con la falta de agua y comercios que visitamos y que estaban “a medias”, pudimos darnos cuenta del problemón que los cortes del servicio de agua han causado en el día a día de los regios.

Lucy, mi novia, me comentaba que hace poco había leído unos datos donde poco más del 70% del uso del agua se destina al uso agrícola, otro tanto al industrial y menos del 1% al uso doméstico. Ahora mismo ando buscando datos para México, y los estudios de Conagua y del INEGI combinan en un mismo rubro el uso urbano y doméstico en uno solo, por lo que —derivado de esos estudios— no tengo certeza sobre el porcentaje que representa el uso doméstico del preciado líquido. Lo que sí es un hecho, es que cerca del 50% del agua utilizada por la agricultura es desperdiciada por ineficiencias en las infraestructuras de riego. Esto es, quienes menos consumimos agua somos los usuarios domésticos. 

La semana pasada, les compartí mi opinión sobre algunos políticos que tienen en sus manos la responsabilidad de buscar proveer servicios para garantizar el bienestar de la sociedad. Entre ellos, me referí al actual gobernador del Estado de Nuevo León quien parecía lavarse las manos ante los justos reclamos de los neoleoneses ante la ausencia de soluciones a la falta del agua. En días pasados, el gobernador presentó un plan con el cual pretende garantizar suficiente agua para el Estado hasta por lo menos el año 2050. Sin embargo, ni lo que el gobernador ha manifestado en medios ni el plan que presentó señalan que pretenda ajustarse el alto consumo de algunos sectores industriales para, en su lugar, buscar beneficiar al consumidor doméstico del uso del agua. En todo caso, la pretendida solución es la extracción de más cantidades de agua, lo cual solo tendría por efecto “patear el bote” y dejar a las futuras generaciones con el problema a solucionar.

Monterrey es solo un ejemplo de los problemas que nos esperan a futuro por el crecimiento urbano sin control y sin tomar en cuenta las propias limitaciones de los servicios básicos tales como el agua. Justo el día de hoy, estuve comentando con algunos amigos los graves problemas de vialidad que tiene la zona metropolitana de Guadalajara, el cual, consideramos, viene precisamente por el crecimiento urbano descontrolado. La perla tapatía, como muchas ciudades del país, pusieron por delante los intereses económicos de unos pocos y dejaron olvidado el interés social, el bienestar de la sociedad. 

Los planes de desarrollo urbano son proyectos que pretenden mantener cierto orden en el desarrollo de una urbe. En ellos debe reconocerse cuál es la capacidad de la ciudad para garantizar los servicios públicos básicos tales como son: agua, alcantarillado, electricidad, movilidad, seguridad pública, esparcimiento, por ejemplo. Al identificar los límites en las capacidades de la ciudad en esos rubros, los planes de desarrollo establecen las restricciones que el crecimiento urbano tendrá para poder garantizar el suministro de esos servicios públicos. Por tanto, creo que podemos decir que el cumplimiento de los planes de desarrollo conlleva una garantía sobre la posibilidad de que la sociedad goce de los servicios públicos básicos.

Aun cuando los gobernantes son los primeros obligados en velar por el cumplimiento de los planes de desarrollo urbano, ellos son los primeros interesados en transgredirlos a cambio de llenar sus bolsillos. La violación a esos planes resulta en un crecimiento descontrolado y, en muchas veces, favorecedor únicamente a intereses mezquinos. ¿Qué pasa después?, pues no les es posible a los gobiernos garantizar la prestación de servicios públicos tales como el suministro de agua. ¿Y qué pasa cuando no hay agua?, pues nos piden a los usuarios domésticos que nos ajustemos a la sequía, mientras que los grandes beneficiados por el desastre en el desarrollo urbano siguen disfrutando.

Seguir Leyendo

Destacadas