Connect with us
30/11/2022 - 4:09 am

Arte y Cultura

¿Qué es “Bardo”? Iñárritu explica su última película rodada en México

El bardo es un término budista que alude al limbo que experimenta una persona al morir, un momento de transición antes de reencarnarse

Publicado

El

¿Qué es "Bardo"? Iñárritu explica su última película rodada en México
Foto: Especial

México vive aún entre dos mundos, el de la conquista  y el indígena, una encrucijada irreductible, cree el director mexicano Alejandro González Iñárritu, cuya última película, “Bardo”, se estrena el 27 de octubre en su país natal.

El bardo es un término budista que alude al limbo que experimenta una persona al morir, un momento de transición antes de reencarnarse.

Y ese era también el estado de ánimo de Iñárritu (59 años) cuando rodó esta película tras dos décadas fuera de su país, y después de convertirse en uno de los nombres más importantes del cine hollywoodiense.

Te puede interesar: ¡Locura! Revelan el póster oficial del live action de “La Sirenita”

La película es “el resultado de la particular forma en la que mi familia y yo hemos vivido, al salir de nuestro país, con esta compleja relación con Estados Unidos, viviendo además en un territorio con 5 millones de mexicanos, con una identidad rota, fracturada”, explicó el director a la AFP en una entrevista concedida en París.

Pero ese “bardo” no es solamente personal, sino algo que viven todos los mexicanos, a pesar de más de dos siglos de independencia, asegura. 

México es un país “que no acaba de asimilar de qué lado está, es una mezcla de alguna forma debatible”, explicó Iñárritu.

“La ventaja de las cosas que ganas al salir, porque pierdes muchas, es perspectiva, y es un poco más de objetividad”, añadió.

– Paseo onírico –

Presentada en el reciente Festival de Venecia, “Bardo” es un paseo onírico y barroco por un México a menudo caótico, a veces fantasmal.

A lo largo de 2h30, la película narra el retorno a su país de un periodista mexicano exiliado (Daniel Giménez Cacho) y su familia. Lo que debía ser un viaje breve para recibir un premio se convierte en una crisis existencial.

La película revisita con planos espectaculares algunos episodios clave de la historia del país, como el dramático encuentro de los conquistadores y el imperio azteca, rodado en pleno Zócalo de la capital.

“Bardo” fue escogida por México para aspirar a la selección del Óscar a la mejor película extranjera.

Otra película mexicana “Roma”, de Alfonso Cuarón, ganó precisamente tres óscares en 2019.

Iñárritu recortó “Bardo” en veinte minutos después del estreno en Venecia, aunque asegura que no fue en reacción a algunas críticas en la Mostra.

“Terminé la película literalmente dos días antes de irme a Venecia”, explica.

La cinta necesitaba un retoque, asegura. “Es la misma película, la misma esencia. Es más, retaría a que alguien me dijera dónde la edité”, declara.

Te recomendamos: González Iñárritu y Santiago Mitre entre los cineastas que competirán en Venecia

“Bardo” es su primer largometraje en siete años. Su último gran éxito, “El renacido”, con Leonardo di Caprio, le representó un segundo Óscar consecutivo al mejor director, en 2015.

La relación de Iñárritu con Estados Unidos es también un limbo personal y profesional.

– Una cultura brutalmente visual –

“Muchas veces el anglosajón puede únicamente observarse a sí mismo, con sus autoreferencias únicas”, indica.

“Yo creo que esta película es profundamente mexicana y lo que estoy diciendo es que dentro de nuestras raíces existe una ancestral y milenaria cultura, brutalmente visual”, explica, en alusión a los comentarios de críticos estadounidense.

“Yo tengo un conocimiento absoluto de la literatura americana, de su historia, de su música. Pero la gran mayoría [de los estadounidenses] no conoce nuestra cultura, nuestra historia. Ni siquiera conocen la invasión de México” de 1846, lamenta Iñárritu.

Esa invasión, que representó para México la pérdida de la mitad de su territorio, es otro de los momentos visuales fuertes de “Bardo”, y fue rodado en el castillo de Chapultepec de la capital.

Pero Iñárritu reconoce que fue gracias al gigante estadounidense Netflix que pudo rodarse “Bardo”, una obra demasiado arriesgada, asegura, para otros estudios.

“Es una película personal, es una película en español, que no tiene grandes estrellas. Rompieron todos los modelos de negocio y hicieron una excepción”, se congratula Iñárritu.

La película será estrenada en salas en México, Estados Unidos, España o Reino Unido, antes de su presentación en la plataforma, el 16 de diciembre.

XT

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arte y Cultura

¡Bansky aparece en Ucrania! El artista callejero revela grafiti en edificio bombardeado

“Es un símbolo de que somos inquebrantables”, estimó un habitante de 32 años, “Nuestro país es inquebrantable”, añadió

Publicado

El

Por

¡Bansky aparece en Ucrania! El artista callejero revela grafiti en edificio bombardeado
Foto: AFP

El famoso artista callejero británico Bansky reveló un nuevo grafiti pintado en un edificio bombardeado de la ciudad Borodianka, en las afueras de la capital ucraniana.

El escurridizo artista publicó en Instagram imágenes de su nueva obra, donde aparece una gimnasta parada de manos entre ruinas.

“Borodianka, Ucrania”, dice el pie de foto.

Junto a otras ciudades como Bucha o Irpin, Borodianka fue severamente bombardeada por Rusia y se convirtió en un símbolo de la devastación provocada por la ofensiva de Moscú.

“Es un símbolo de que somos inquebrantables”, estimó Oleksiy Savochka, de 32 años, refiriéndose al mural. “Nuestro país es inquebrantable”, añadió este habitante en declaraciones a la AFP.

Varios murales al estilo de Banksy han aparecido en Kiev, la capital ucraniana, y sus alrededores, lo que ha llevado a los ucranianos a pensar que el artista callejero anónimo podría estar en el país devastado por la guerra.

Otra obra en Borodianka, que no ha sido reivindicada por Banksy, muestra a un niño tirando al suelo a un hombre con uniforme de judo. La escena podría ser una posible referencia al presidente ruso Vladimir Putin, apasionado de artes marciales.

“Es increíble que Banksy esté aquí en Borodianka”, dijo a la AFP Bogdan Mashay, un periodista de la televisión ucraniana.

Un tercer dibujo, del que Bansky aún no ha confirmado su autoría, fue visto en Irpin.

XT

Seguir Leyendo

Arte y Cultura

Activistas pintan “+1.5ºC” entre pinturas de Goya en museo del Prado

Esta acción es una “señal de protesta” frente al “aumento de la temperatura mundial, que va a provocar un clima inestable con graves consecuencias en todo el planeta”

Publicado

El

Por

Activistas pintan "+1.5ºC" entre pinturas de Goya en museo del Prado
Foto: Captura de video

Dos activistas pegaron sus manos el sábado en el marco de dos pinturas de Goya en el museo de Prado de Madrid, la última de una serie de efectistas acciones de grupos ecologistas contra cuadros famosos para denunciar la inacción de las autoridades frente al calentamiento global.

Los cuadros en cuestión, “La Maja desnuda” y “La Maja vestida” del pintor español Francisco de Goya (1746-1828), no resultaron dañados, aunque las personas que llevaron a cabo la acción pintaron “+1.5°C” en la pared entre las dos pinturas, en referencia al objetivo de calentamiento con el que se comprometió la comunidad internacional y que, según apuntan los expertos, es probable que no se cumpla.

Te puede interesar: Activistas arrojan sopa de guisantes a un cuadro de Van Gogh expuesto en Roma

En un video subido a internet por Extinction Rebellion, colectivo ecologista que suele llevar a cabo acciones de desobediencia civil, se ve a las dos activistas, del grupo afiliado “Futuro Vegetal”, con una mano cada una pegada a una pintura en una de las salas del museo.

Algunos de los visitantes las increparon y les gritaron “¡Fuera!”, antes de que responsables de seguridad del museo las detuvieran, pidieron a los testigos que no grabaran la escena.

Posteriormente,las jóvenes fueron arrestadas, según dijo la policía a AFP.

Esta acción es una “señal de protesta” frente al “aumento de la temperatura mundial, que va a provocar un clima inestable con graves consecuencias en todo el planeta”, subrayó el colectivo en un comunicado.

-“Vandalismo”-

La acción de protesta fue denunciada por el gobierno español. Este “acto vandálico” produce un “repudio generalizado”, dijo en Twitter el ministro español de Cultura, Miquel Iceta.  “No hay causa que justifique atentar contra el patrimonio de todos”, afirmó.

El Prado también condenó la actuación de las dos jóvenes en un comunicado: “Rechazamos poner en peligro el patrimonio cultural como medio de protesta”, afirmó el museo, que poco después volvió a abrir la sala al público.

Distintos grupos ecologistas han organizado acciones del mismo estilo en varios países de Europa contra pinturas importantes realizadas por maestros de la talla de Leonardo da Vinci, Claude Monet, Vermeer y Van Gogh. 

Te recomendamos: ¿Obras de arte en peligro por activistas ambientalistas?

En octubre el grupo Just Stop Oil! arrojó sopa de tomate sobre los “Girasoles” de Van Gogh en la Galería Nacional de Londres. 

El viernes, militantes en Roma arrojaron sopa contra un Van Gogh protegido por un vidrio.

Las pinturas, protegidas por vidrio, no han sufrido daños. 

Esta acción en el museo del Prado se produce en la víspera del inicio de la COP27, la conferencia de la ONU sobre el clima, que reunirá en la estación balnearia egipcia de Sham el Sheij a 120 jefes de Estado y de gobierno para abordar los desafíos del calentamiento global y buscar soluciones. La cumbre durará dos semanas.

XT

Seguir Leyendo

Arte y Cultura

Activistas arrojan sopa de guisantes a un cuadro de Van Gogh expuesto en Roma

Se trata de “El sembrador”, una obra de 1888 del artista holandés que representa a un agricultor sembrando su tierra bajo un sol poniente, estaba protegida por un vidrio, por lo que no sufrió daños durante el ataque

Publicado

El

Por

Activistas arrojan sopa de guisantes a un cuadro de Van Gogh expuesto en Roma
Foto: AFP

Un grupo de ecologistas arrojó sopa de guisantes este viernes a una pintura de Vincent Van Gogh expuesta en un museo de Roma, sin llegar a dañarla, como gesto de protesta ante la pasividad de la comunidad internacional por el cambio climático. 

“El sembrador”, una obra de 1888 del artista holandés que representa a un agricultor sembrando su tierra bajo un sol poniente, estaba protegida por un vidrio, por lo que no sufrió daños durante el ataque, informaron fuentes oficiales.

“Mi nombre es Laura y he decidido sumarme a las diferentes series de acciones que se están llevando a cabo estos días en distintos países porque soy plenamente consciente de que nadie y de ninguna manera se está haciendo cargo de la catástrofe medioambiental que estamos viviendo”, explicó una de las tres jóvenes activistas que llevaron a cabo la acción, del movimiento “Última Generación”.

“Estamos asistiendo a un colapso global en la indiferencia total por parte de los gobiernos”, gritó sentada ante la célebre pintura.

El grupo anunció “más acciones no violentas” en todo el mundo hasta que los ciudadanos obtengan respuestas de su gobierno sobre sus llamamientos a detener el uso de gas y de carbón y a invertir (para generar) al menos 20 GW de energías renovables”, escribieron en un comunicado divulgado sucesivamente.

Te recomendamos: ¡Arte y muchos colores! Disfruta del Festival de Flores y Jardines en Polanco

“Se trata de una acción infame que hay que detener y condenar”, reaccionó por su parte el nuevo ministro de Cultura, Gennaro Sangiuliano, quien advirtió que se trata de acciones que pueden ser castigadas penalmente.

Según las imágenes, a las que tuvo acceso la AFP, la acción de las jóvenes fue condenada también por los visitantes a la exposición en el Palacio Bonaparte, con cerca de medio centenar de obras del genio neerlandés y organizada para conmemorar el 170 aniversario de su nacimiento.

“No se protesta así. Vergüenza. Basta”, gritó uno de los presentes, indignado por el gesto, mientras agentes de las fuerzas del orden retenían a las tres jóvenes, al igual que a una fotógrafa que se encontraba en el lugar. 

Militantes ecologistas han organizado acciones espectaculares de ese tipo en varios países de Europa contra pinturas importantes realizadas por maestros de la talla de Leonardo da Vinci, Claude Monet, Vermeer y Van Gogh. 

En octubre pasado, el grupo Just Stop Oil! arrojó sopa de tomate sobre los “Girasoles” de Van Gogh en la Galería Nacional de Londres. 

La pintura, que también estaba protegida por vidrio, no sufrió daños. 

Te puede interesar: ¿Obras de arte en peligro por activistas ambientalistas?

“Todo lo que tendríamos derecho a ver en nuestro presente y en nuestro futuro está siendo oscurecido por una catástrofe real e inminente, al igual que esta sopa de guisantes ha cubierto los campos y la casa del campesino”, lamentaron en su comunicado las jóvenes, al referirse a los paisajes luminosos y con vibrantes naturalezas del principal exponente del postimpresionismo.

XT

Seguir Leyendo

Destacadas