Connect with us
02/12/2021 - 3:18 pm

Opinión

¡Fuera cadenas!- La noche tormentosa

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

César Rincón

Pasó el viernes primero de octubre a las nueve de la noche en Guadalajara. Pasé por mi novia al negocio de la familia de una amiga. Llegué, me estacioné, tenía una llamada perdida de mi papá, le llamé y me acerqué al local. El local está sobre una avenida muy transitada, yo me estacioné en el local de un costado, pues no había espacio para estacionarme en allí donde estaba mi novia y mis amigas. Al acercarme allí, me di cuenta que no traía mi cubrebocas, así que regresé al coche por él y sucedió.

Al cerrar la puerta del coche, mientras mi papá me platicaba algo sobre el partido del día siguiente (Guadalajara vs Atlas), vi cómo un sujeto con cubrebocas pero con mirada penetrante se me acercaba y, al tiempo, sacaba debajo de su camisa una pistola 38 special negra —yo creo que la traía fajada—. Me dijo que dejara el teléfono sobre la camioneta, mientras —al mismo tiempo— otro tipo se me acercó del otro lado y me pedía las llaves de la camioneta y mi cartera. Sentí cómo el cañón estaba —sin mucha presión, pero estaba— en mis costillas del lado derecho, y las manos de alguno de los dos sujetos me “basculeaba”. Yo, sin más, simplemente aflojé y cooperé; a todo les dije que sí. 

Escribo esto y me lleno de adrenalina, las manos tiemblan y la respiración se me agita un poco más, aunque la verdad creo que en ese momento no sentía este temblor y agitación; simplemente tenía en mi mente mantenerme tranquilo y darles todo lo que pedían. A pesar de eso, hubo un momento que, inadvertidamente, levanté mi mano derecha de la camioneta, el sujeto de la pistola me pidió que la bajara e, incluso, creo que me pidió que me agachara. Al bajarme —siento que sí me arrodillé, los recuerdos se me nublan— creí tener el cañón de la 38 cerca de mi cabeza, aunque, reitero, no recuerdo muy bien esos detalles porque todo pasó demasiado rápido. 

Debí estar agachado o arrodillado no más de tres segundos porque el wey que se llevó la llave de la camioneta no sabía cómo ponerla en marcha, así que entre el empistolado y el otro me pidieron que les explicara. Ahí voy yo de buena onda —digo, es difícil no se buena onda con alguien apuntándote con una pistola— a explicarles cómo se ponía la marcha, reversa y parking… malditas bestias, se dedican a robar automóviles y no saben ponerlos en marcha. De pronto el piloto exclamó “¡ya vi cómo!”, por lo que me hicieron a un lado y se fueron, así sin más. 

El viento pasó por mi rostro, y mis pies estaban bien plantados en el piso: estaba vivo. Me acordé de mi papá, que se había aventado todo en vivo y en directo porque, como recordarán, estábamos hablando por teléfono cuando eso sucedió. En cuestión de segundos, pasé del pasmo de sentirme vivo a correr los treinta metros hacia el local donde se encontraba mi novia, nuestras amigas y el papá y mamá de una de ellas. Ahora, ella me dice que llegué pálido, en ese momento me costaba trabajo si quiera articular lo que acababa de acontecer, pero le pedí que llamara a mi mamá y papá para que avisara que yo estaba bien.

Gracias al apoyo del papá de nuestra amiga, la policía no demoró más de dos minutos en llegar, les describí esto que les acabo de decir. Ellos, quienes me atendieron impecablemente, dieron aviso a la zona de la camioneta que me robaron. ¿Qué creen?, la encontraron a los veinte-treinta minutos a poco más de un kilómetro de donde me asaltaron.

Repienso todo esto y, en verdad, es espeluznante. Pero ahora veo lo bueno que ese trago amargo me ha mostrado una vez más: estoy rodeado de gente hermosa. Mi mamá, mi papá, mi hermano, mi novia, mis amigos y amigas, todos me mostraron lo hermoso que es estar con ellos y ellas; sentirme apapachado por ellos y ellas es verdaderamente reconfortante y sé que con ellos nada me faltará. 

Italian Trulli
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo Más Reciente

¡Fuera cadenas!-El Jefe de Jefes

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

César Rincón

Últimamente hemos visto que el presidente de la república tiende a arremeter más seguido y con mayor ahínco a todas las personas que osan criticarlo o sacar a la luz los indicios de irregularidades tanto de su gobierno como de personas allegadas a él. En la semana vimos que la periodista Carmen Aristegui, Proceso y otros medios de comunicación publicaron una investigación relacionada con los beneficios que han recibido los hijos del presidente del programa social “sembrando vida” (vaya uso del gerundio). 

De acuerdo con esa investigación, los hijos del presidente tienen un proyecto relacionado con la producción de chocolate y crean ese producto con cacao que es cultivado con apoyos del programa social al que acabo de referir. Si bien la información que presenta esa investigación realiza algunas deducciones poco convincentes por la manera en que presenta la información e, incluso, menciona cuestiones poco trascendentales para el tema que investigaron, logra hacer algo muy importante: poner a la luz algunos actos que parecen irregulares e incomodan al poder.

En diversas ocasiones les he comentado en este espacio que la libertad de expresión es, a mi juicio, el derecho más importante en una democracia. Con el ejercicio de este derecho se logra poner a discusión social y política —a discusión pública— temas trascendentales. Estos temas echan luz al ejercicio arbitrario o abusivo del poder, así como el desvío de éste. De la mano de este derecho está el periodismo, pues quienes se dedican a él buscan acceder a información que pudiere estar escondida y tiene la posibilidad de poner en evidencia el ejercicio inadecuado del poder por parte de quienes lo detentan. 

Por lo general, a la gente no le gusta ser puestas en evidencia o ser cuestionadas públicamente. Gran ejemplo de ello son los políticos, en muchísimas ocasiones han mostrado su desdeño por la libertad de expresión y —sobre todo— con todas aquellas personas que no están de acuerdo con ellas; tan solo veamos algunos ejemplos recientes con políticos como Peña Nieto, Trump, el gobernador Alfaro y el presidente López Obrador. 

Lo que llama la atención es el empeño que le pone el presidente para descalificar a las personas y grupo que, de alguna forma, ponen en entredicho las políticas del ejecutivo federal. Una vez a la semana, el presidente dedica un espacio dentro de sus conferencias matutinas para buscar minar la credibilidad de las personas que han alzado la voz en su contra. En lugar de generar el debate para aclarar la información o, en su caso, contestar las críticas, el actual gobierno suele expresar una serie de descalificaciones de las personas; en la argumentación eso se le conoce como una falacia ad hominem

Como era de esperarse, después de publicada la investigación “sembrando vida y la fábrica de chocolates”, el presidente se lanzó contra Aristegui y Proceso. Sobre la información que fue presentada por ese reportaje, ni el presidente ni sus hijos han aclarado los hechos a los que refiere la investigación; sin embargo, el presidente llegó al extremo de decir que ni Aristegui ni Proceso han estado a favor de su movimiento (dirían los estadounidenses: whatever that means). Considero que el periodismo crítico no debe estar a favor de gobierno alguno, sino que su labor es precisamente sacar a la luz e incomodar el ejercicio del poder. De lo contrario —aquí parafraseo a Larry Flynt—, ¿para qué existe la libertad de expresión si no es para incomodar?

Antes, López Obrador defendía a Aristegui; hoy, la desdeña. Parece que, como la canción de los Tigres del Norte, el presidente tal cual dice: “…a mi el periodista me quiere, y si no mi amistad se la pierde”.

Seguir Leyendo

Deportes

A Línea de Fondo-Los deseos de Leaño

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

El Club Deportivo Guadalajara se subió a una montaña rusa que al principio descendía, pero la realidad es que Víctor Manuel Vucetich o el “Rey Midas” comenzaba a incrementar sus números con el equipo rojiblanco; sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, el carrito entraría en una caída libre que nadie podía parar.

Las dudas y los cuestionamientos dieron inicio el pasado 19 de septiembre, cuando Vucetich fue cesado del club, luego de conseguir 13 unidades de las 27 disponibles hasta la jornada 9, tan solo una semana antes de enfrentarse al eterno rival, el América.

Todo se encaminaba a un solo lugar, Marcelo Michel Leaño tomaría el timón del barco de forma “interina” para enfrentar a las “Águilas” del América, un movimiento que parecía no tener buenos fundamentos, pues dos años antes, la institución despidió a Tomas Boy para contratar al ganador de la medalla de oro en Londres 2012, Luis Fernando Tena, justamente en el partido contra los de Coapa, mismo que perdió por un marcador de 4-1.

Aunque los números y el funcionamiento estaba en contra del Guadalajara, Leaño planeó una estrategia que neutralizaría al súper líder, y le diera los 3 puntos a los de Verde Valle, pero únicamente le alcanzó para repartir unidades entre ambas plantillas.

Después de ese inesperado empate ante la escuadra comandada por el argentino Santiago Solari, comenzó el “Leañismo”, el cual dejaba más y más dudas sobre la destitución de Víctor Manuel Vucetich, pues, aunque el equipo no tenía un estilo de juego definido, es cierto que sumaban puntos; sin embargo, Michel Leaño mantuvo a Chivas en el limbo, ya que sus futbolistas no jugaban bien ni subían posiciones en la tabla.

Jugadores en distintos puestos, consentidos, alineaciones improvisadas, y un constante narcisismo en entrevistas de prensa daban a entender que lo que parecía un sueño para el estratega mexicano, se convertía en un plan caciquil y de empoderamiento, el cual terminaría por quitarle legitimidad y el apoyo de los “chivahermanos”.

Para finales de torneo, el Leañismo había conseguido la mezquina cifra de 10 puntos de los 27 disputados, tres menos que el “Rey Midas”, pero que al parecer le bastaron para colocarse en un puesto de repechaje y afianzar su continuidad para el próximo torneo.

Sin realmente merecer un lugar en la siguiente fase, Guadalajara visitó el Estadio Cuauhtémoc, recinto en el que Nicolás Larcamón mantenía su hegemonía, cancha que le costaría trabajo al Rebaño. Los números y estadísticas no fallaron, después de ir ganando 2-1, y cuando el partido agonizaba, Lucas Maia conectó un certero cabezazo que le daba vida a los camoteros y que más tarde capitalizarían en la tanda de penales.

Las Chivas Rayadas del Guadalajara quedaban fuera del Grita México A21, Leaño y su improvisado esquema había fallado, generando la siguiente pregunta ¿Es el fin de la era Leaño en Verde Valle? Pues no, en lugar de reanalizar su continuidad, Ricardo Peláez, director deportivo, y Amaury Vergara, propietario del club, decidieron mantenerlo en su puesto para la campaña de 2022, como si todo se tratara de un acuerdo para que el dueño no cortara la cabeza de uno de sus amigos más cercanos.  

Ahora los rumores y las “novias” comienzan a aparecer, algo que le comienza a gustar a Marcelo Michel Leaño, pues él tendrá la oportunidad que nunca tuvo el “Rey Midas” reforzar la inflada plantilla que tuvo desde el arranque del certamen.

El dinero que se pedía ya llegó y los nombres sobre la mesa son muchos, pero ¿Realmente serán los adecuados para el equipo?

Con todo lo exhibido en los últimos dos torneos, queda claro que Guadalajara necesita dar un carpetazo y traer jugadores que aporten a la institución, prescindir de aquellos jugadores que solo están por nombre o antigüedad.

Leaño ha mostrado interés por ciertos jugadores que podrían “acoplarse” a su estilo de juego, uno de ellos, y el que más suena para sumarse a las filas rojiblancas, es el de Sebastián Córdova, quien podría llegar a la Chivas por un intercambio que cocinan las directivas del América y Guadalajara, donde el originario de Aguascalientes pasaría a Verde Valle y Uriel Antuna a Coapa.

El técnico también estaría buscando un centro delantero y lateral derecho, entre los que podrían entrar Santiago Giménez de Cruz Azul o Eduardo Aguirre del Club Santos; sin embargo, aún no hay un defensivo por sector derecho que le agrade a Leaño.

De concretarse los fichajes y, obviamente con mucho más tiempo de trabajo con el grupo, Michel Leaño está obligado a sumar más puntos que el torneo pasado, mantenerse en un buen lugar en la tabla general y hacer un buen papel en la liguilla. De lo contrario, el máximo exponente del “Leañismo” tendría que irse del club por la puerta trasera, incluso, de no ganar las tres primeras fechas del próximo torneo, tendría que colgar la toalla.

Apunte final: El Club Deportivo Guadalajara es un histórico del futbol mexicano, y no debe permitir que figuras y jugadores “intocables” manchen los logros de la institución y su afición.

Seguir Leyendo

Lo Más Reciente

Breve, pero a fondo-Fin del beneficio de la duda

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

El beneficio de la duda terminó, se acabó, lo que tenía que demostrar, ya lo hizo, ahora sólo falta hacer un recuento de lo hecho, de lo faltante. Nada más que ver, los hechos hablan por sí mismos, lo que se ve no se juzga, dice el dicho que, por cierto, es sabio y certero.

Tres años de gobierno, la mitad del camino, y México, en muchos sentidos, sigue igual, nada que presumir. Los saldos de esta primera mitad del gobierno de la Cuarta Transformación son variopintos, la gran mayoría negativos. México no ha mejorado en nada, los pobres siguen siendo pobres, los ricos más ricos, y los clasemedieros, mirando hacia abajo, porque no hay nada a su alcance para seguir creciendo.

La pandemia puso a prueba a esta administración, y a juzgar por las cifras, perdió la partida: casi 450 mil mexicanos murieron. Más que un número, cada caso es una tragedia, un motivo para pasar unas navidades tristes y un año nuevo sin fe ni esperanza. Pero vayamos todos al Zócalo, ahí se brindará con el mejor ponche, con la mejor sidra de Zacatlán, los éxitos de este gobierno ahí retumbarán.

Hay mucho que celebrar, y ahí se verá, el fin de la corrupción, como cereza de ese pastel que se partirá en la Plaza de la Constitución y que se repartirá en millones de rebanadas para que muchos festejen que México superó la pesadilla conservadora, que únicamente trajo desesperanza y retroceso. Pero eso terminó, ahora está un nuevo gobierno liberal que piensa en los que menos tienen, y ahí la frase, el concepto, para que no quede duda: primero los pobres.

Y no hay equivocación en esto, primero los pobres son los que sufren de los asaltos en el micro, los que padecen del alto costo de los productos de primera necesidad (ahí está el precio del gas, del jitomate, de los huevos, de las tortillas. El de la gasolina, ya ni hablar), que enfrentan sin quererlo de tragedias cotidianas. Los muertos en la “Línea Dorada” del Metro, ya ni quien se acuerde, menos de hacer pagar a los responsables.

Ya estamos a medio camino de este gobierno, y no hay la menor duda que hay razones de sobra para hacer fiesta y tronar cohetones. ¡Viva México!, por lo afortunados que somos porque las malas prácticas son cosas del pasado. Ya no hay imposiciones en ninguna de las esferas sociales, académicas, culturales, deportivas o políticas, mucho menos en los órganos independientes. Se acabó eso de dar línea a los legisladores del partido en el gobierno. Que bueno que murió el PRI, porque ahí se votaba para apoyar los suspiros más

guajiros del Jefe del Ejecutivo. Eso se acabó, ahora en Morena, votan por convicción, pensando en México, no en algún caudillo.

Ya estamos a mitad del río, y aunque las aguas son broncas, hay jinete domando ese pura sangre, para llegar al otro lado de este bravo afluente que es México.

Será emocionante ver y escuchar al Presidente este miércoles, en un zócalo repleto, porque la transformación propuesta desde el inicio del gobierno (o más bien, desde hace 25 años de campaña) ya está aquí, es una realidad. Ya no hay decretazos para ocultar lo inocultable, ahora la transparencia goza de cielos límpidos.

Vayamos el 1 de diciembre al Zócalo,, vale la pena escuchar el discurso del triunfo en tiempos de pandemia. Nada mejor que hacer, que valorar lo mucho que este gobierno ha hecho por todos, sin distinciones, ya sean ricos o pobres. Para los ojos de Dios todos somos iguales, y ¿por qué no serlo para quien lleva las riendas del país?

Gustosos escucharemos su mensaje de paz, reconciliación, de concordia. México se lo merece, ahí estaremos, firmes y atentos a su convocatoria.

Apunte final: Después de largas jornadas de siembra, siempre llega la cosecha. No hay duda.

Seguir Leyendo

Destacadas