Connect with us
08/12/2022 - 6:35 am

Opinión

En Busca del Estado Perdido-Cuando el destino nos alcance

“Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores que Uni2Noticias no necesariamente comparte”.

Publicado

El

En 1973 Richard Fleischer nos regaló “Cuando el futuro nos alcance”, extraordinaria película situada en el siglo XXI, concretamente en el año 2022. En ella dibuja a un Nueva York sobrepoblado -más de 40 millones de habitantes-, con una sociedad decadente dominada por una pequeña elite compuesta por políticos, artistas y dueños del capital. La ciudad violenta, bajo el imperio del más fuerte vive bajo la constante de la impunidad y la corrupción. El personaje principal un policía investigador de un crimen, desnuda la realidad que se dan con los contrastes sociales: La masa pobre, miserable, azotada por la desigualdad, con hambre, desolada por pandemias frente a la elite que accede al bienestar -alimentos, salud, seguridad, medicamentos-. No hay trabajo, el dinero es una ilusión. Las riñas a muerte por un poco de alimento son la constante. Todo esto ocurre frente a la indiferencia del Estado que sólo es testigo del enfrentamiento entre pobres por la miseria.

 El sistema de salud pública se limita a unos centros llamados “Home” en los que se asiste a quienes cansados de la vida deciden optar por el suicidio; incluso, alcanzar ese “privilegio” implica realizar largas filas para bien morir, al final los cadáveres son procesados como materia prima para el alimento que se da a la mayoría que vive hacinada en calles y edificios.

El filme de hace 48 años, aborda temas como el calentamiento climático y la sustitución del ser humano por la tecnología.

A casi medio siglo de distancia, vale la pena reflexionar sobre la sociedad que Fleischer mostró, la que vivimos y la que habremos de proyectar para las nuevas generaciones.

Somos testigos de la violencia arraigada de manera cotidiana, como ir a la escuela, salir al parque o al trabajo, no hay asombro: fosas clandestinas en plena ciudad, la desaparición de personas es una constante, tiroteos, feminicidios, trata de blancas con un Estado ausente, inerte, diría incluso, tolerante. La impunidad es escandalosa, la promesa de los históricos ajustes de cuentas quedó en eso, en mera promesa. La elite del poder sigue con las mismas prácticas, sólo cambian algunos nombres, la desigualdad persiste. Sumamos a todo esto la pandemia, México según Bloomberg es el peor lugar para vivirla, ocupamos el lugar número 53 de 53 países analizados en los que se consideró el nivel de letalidad, la salud pública y el acceso a las vacunas. Nos dicen que el 2021 no variará, seguiremos en el último lugar. En lo político la sociedad mexicana esta polarizada de cara a una elección intermedia en la que se vaticina una lucha de clases no una contienda de ideas, prácticamente ricos vs pobres en el intento de frenar el rumbo presidencial. Hoy los abogados somos criminales por el simple hecho de ejercer la profesión, se nos califica como traidores a la patria al defender el capital foráneo y se nos critica por poner en duda políticas públicas que atentan contra el medio ambiente, la defensa de la Constitución es mal vista, el amparo en el desprestigio. 

¿Estamos lejos de que el futuro nos alcance?

Parafraseando al Presidente Obama: “No nos quejemos, no hagamos hashtag, no rehuyamos o nos quedemos en la simple ironía: vota, vota, vota”, si no lo hacemos sin duda alguna el futuro nos alcanzará.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo Más Reciente

Retrato Ormeta – El ministro Zaldívar Presidente de la Corte: Un ministro incomprendido

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

alejandro olvera Retrato Ormeta
Foto: Especial

A unos días de que el ministro presidente Arturo Zaldívar termine su mandato, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación está listo para elegir a su próximo presidente. Es todavía una incógnita acerca de quién será el o la próxima ungida por sus pares para encabezar al Tribunal Constitucional mexicano y al Consejo de la Judicatura Federal, por lo cual, no se tiene claridad del rumbo que se tomará en el Poder Judicial de la Federación para los próximos cuatro años. Podría decirse que hay dos bandos identificados en el máximo tribunal, primero están los que se consideran deferentes al titular del Ejecutivo Federal y el segundo grupo es aquel que busca una mejor sana distancia con el presidente López Obrador. Dentro del primer grupo sin lugar a dudas se identifica al ministro Zaldívar.

De ahí que, en la sucesión de la Corte jugará directa e indirectamente como factor determinante el ministro Zaldívar tanto por sus relaciones como por lo hecho en su gestión al frente del Poder Judicial. Para nadie es un secreto la extraordinaria relación que existe entre el ministro presidente Zaldívar y el presidente López Obrador, podríamos decir que comparten una visión social del servicio público, así como tienen otras afinidades en su política de trabajo como lo es la lucha contra la corrupción. Quizás esto influyó para que los otros ministros ungieran a Zaldívar como titular del órgano judicial federal porque pensaban que era mejor tener diálogo a confrontación con López Obrador, era preferible que existiera interlocución a pisar los terrenos fangosos del golpeteo político -en este último escenario López Obrador es el maestro de maestros-, por lo que, aprovechar la cercanía de Zaldívar con López Obrador era una apuesta más que sensata. 

Y en efecto, la cercanía dio frutos. El ministro Zaldívar evitó aquella “vida franciscana” que quería imponer López Obrador en el Poder Judicial Federal y a ningún funcionario judicial federal le redujeron su salario ni le quitaron sus prestaciones laborales caso contrario a otros órganos autónomos que sufrieron dicha política en carne propia. Mejor aún, el ministro Zaldívar logró que López Obrador presentará como propia una iniciativa elaborada por el equipo del mismo ministro, reforma que es criticable, aunque para bien o para mal vino a darle una bocanada de aire fresco a la justicia federal. Reforma que vino a restructurar al Poder Judicial, fortaleció la carrera judicial, hizo realidad la paridad de género y dotó de facultades a la Corte para que sus sentencias se convirtieran en precedentes con fuerza vinculante. Asimismo, el ministro Presidente emprendió una lucha frontal en contra del nepotismo, la corrupción y el acoso sexual.

Quizás los anteriores frentes que abrió el ministro Zaldívar para combatir los gigantescos lazos de nepotismo y corrupción que se presentaban al inicio de su gestión, hizo que el acercamiento con López Obrador fuera más estrecho. La fuerza del ministro Zaldívar no radicaba en ser un ministro de extracción externa ajena a la función judicial, sino que su fuerza para combatir tan temibles monstruos incrustados en la función judicial estaba sustentada en el apoyo que le brindó un gran aliado con una enorme fuerza moral y con gran legitimidad que compartiera su línea de trabajo. Ese papel jugó López Obrador en su relación con Zaldívar, el primero fue una fuerza potente que cobijo a Zaldívar para que pudiera hacer una limpia de fondo, limpia que hubiese sido imposible con sólo apoyo interno judicial.

Es cierto que López Obrador para nada dio su apoyo de gratis a Zaldívar, pues no sólo buscaba tener un Poder Judicial limpió de corrupción, sino que anhelaba tener una función judicial mansa que no le pusiera trabas a sus reformas constitucionales y legales. Es ahí en donde más críticas ha recibido el actual ministro presidente, pues lo han señalado de ser muy dócil en sentencias de alta importancia para el Ejecutivo Federal como lo fueron las sentencias de la reforma eléctrica, la consulta popular y de la prisión preventiva. Temas que deben analizarse con sumo cuidado y sobretodo, ver con lupa cómo voto el ministro Zaldívar, pues no siempre fue tan deferente con el gobierno… Ya el tiempo dirá que tan benéfica o perjudicial fue la relación Zaldívar-López Obrador, pero lo que es un hecho es que el Poder Judicial Federal no sufrió los duros embates del gobierno como los sufre el INE o demás órganos…

Ormeta: La sucesión en la Corte tiene a 5 finalistas en la recta final… Sólo hay tres con posibilidades reales y dos de ellos, con simpatías hacia al ministro Zaldívar.

CAL

Seguir Leyendo

Lo Más Reciente

En busca del estado perdido- La Corte

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

La división de poderes distingue a una república, su función fundamental es evitar la concentración del poder, la revisión constante de los actos de la administración y la observancia de la Constitución.

Los grandes riesgos que corre cualquier democracia es la llegada al poder de mujeres u hombres con aplastantes diferencias en la elección, porque generan el surgimiento de dominantes que sintiéndose omnímodos piensan que la función de los otros poderes obstaculiza su visión de Estado, emprendiendo contra los que opinen o decidan de manera diferenciada a su apreciación. Es nuestro caso con López Obrador.

No se puede soslayar el enorme sustento popular del candidato Andrés Manuel ahora Presidente López Obrador. La fuerza de su electorado no tiene parangón, pero la historia nos muestra que a mayor sustento popular -generalmente- mayor será la intolerancia.

En esta lógica, el ejercicio democrático nunca propiciaría excesos porque teóricamente estarán el legislativo o el judicial como contenedores de los desvíos. Lo he dicho, la lucha permanente del poder, el debate, las expresiones de unos y otros, nutren la práctica de la democracia por el solo hecho de generar conciencia en la población. Sería poco real afirmar que la sociedad está menos involucrada en lo público si a diario el ejecutivo planta la agenda nacional provocando consensos y disensos. Hoy más que nunca somos una ciudadanía crítica, demandante -diría- punzante, alejada de aquella que en el pasado solo asentía.

Para vivir bajo los parámetros de una República es necesario que los poderes de la Unión tengan la suficiente independencia en su hacer, pero sobre todo en sus decisiones, siendo eje central de la contención el judicial.

No es verdad que la estricta observancia del derecho provoque ‘gobiernos de jueces’, la judicialización de la vida pública del Estado nos da certeza que las decisiones tomadas por una sola persona son revisadas por muchos, quizá el obstáculo sea lo tardado de las sentencias, dando pausa al movimiento de la administración, afectando el vigor en el hacer y la eficacia de quien gobierna.

La Corte ha tenido sus encuentros y desencuentros con el ejecutivo en donde más que un sometimiento -las Ministras y los Ministros- han sido sorprendidos por el estilo abrumador del Presidente que los toma fuera de lugar. Mujeres y hombres que no están habituados al debate político -si al jurídico, es su función- no han sabido cómo responder.

Dentro de 29 días acabará la Presidencia del Ministro Zaldívar Lelo de Larrea, el relevo será fundamental para la conservación de los equilibrios democráticos de nuestra República que a dos años de la elección presidencial urgen mostrarse solventes, serios, frente a un Presidente cada vez más absoluto y una sociedad que empieza a pasar del festejo por el estilo a la sorpresa, fase previa del miedo. 

Seguir Leyendo

Lo Más Reciente

Transitorios- Humanismo

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Publicado

El

Carlos Román - Transitorios

El Presidente López Obrador ha decidido convertirse en un prohombre que propone una ideología basada en el humanismo. Muy bien por ello. Pero vale la pena preguntarse, ¿qué es el humanismo? Recordemos que el humanismo como ideología política, tiene su sustento en valorar al hombre y a la condición humana como eje fundamental de sus propuestas. Con una fuerte base en las creencias religiosas del cristianismo, nace como corriente política de la iglesia católica para contrarrestar al comunismo marxista.

El humanismo cristiano fue una ideología que surgió como alternativa electoral a los partidos comunistas. Recordemos que el comunismo debía ser producto de la revolución, es decir de la mayor polarización posible entre miembros de una sociedad, hasta alcanzar la confrontación violenta. Pobres contra ricos, Fifís contra chairos, era la dialéctica que necesariamente impondría la dictadura del proletariado, para suprimir la explotación del hombre por el hombre, representada por la propiedad privada, en donde la corrupción juega un papel determinante. 

Al desaparecer la Unión Soviética con todo el aparato ideológico y político que implicaba, los partidos comunistas van desapareciendo de la vida electoral en el mundo. La caída del muro arrastró también a los partidos promotores del humanismo cristiano. Lo anterior, como mencionamos, ante la falta de su adversario natural, en este caso el marxismo. Otros espectros y posturas políticas aparecen como la socialdemocracia, el populismo de derecha e izquierda y la añoranza por los fascismos, muy de moda actualmente. Así, la lucha entre el materialismo y el idealismo quedó vacía.

Las discusiones políticas de hoy se encuentran divididas entre las posiciones espiritualistas o creacionistas que se identifican como de derecha y las posiciones científicas, asociadas a la izquierda. Ante el desuso del humanismo cristiano, hoy, la ética es parte fundamental del discurso que ha destacado en el campo de la filosofía política, pero totalmente ausente en nuestra práctica política diaria.

Se debe precisar en qué consiste el “humanismo mexicano”, ante el preocupante nivel de polarización que se está generando en el País. Transformadores vs conservadores no se guardan ningún adjetivo entre ellos. Si una sociedad carece de humanismo es la mexicana. Solo ver los horrores de la violencia que todos los días dan testimonio de nuestra barbarie, nos recuerdan incluso parte de los horrores de las etapas en verdad oscuras de la humanidad, como el holocausto.

El Presidente, ha dado un día sí y otro también, pruebas públicas de su enojo y desprecio por las clases medias, por los llamados intelectuales orgánicos, por los periodistas críticos que exaltan todos los errores, todos los tropiezos del gobierno y como agoreros de la desgracia, vaticinan la peor crisis de la que se tenga memoria para México. Pero la realidad es que si bien hay temas que han  empeorado, como la seguridad y la salud, hay otros que no necesariamente van mal, como la inversión extranjera y la paridad del peso. 

La llamada prensa crítica, ahora se ha convertido en la oposición que los partidos políticos no representan. Brozo sería un mejor candidato que cualquiera que postule la Alianza Va por México, que por cierto la contramarcha del 27 N revivió.

Y hablando de la contramarcha y el mensaje transmitido en el festejo por los cuatro años del actual gobierno, el Presidente defendió con todo, su derecho a participar directamente en política, haciendo público que no habrá manera de que su movimiento pierda el poder en el 2024.  Mientras tanto, los opositores siguen proponiendo mesas de diálogo, sin que sus argumentos realmente tengan eco en los sectores de la sociedad que deberían convencer. Aunque les duela, no veo que ese camino lleve a nada. Me pregunto si es que: ¿no habrá una ruta que pondere con más inteligencia las acciones de una oposición desfondada, corrupta y perdida? 

Si la oposición no cambia su estrategia para que en lugar de criticar opte por representar a una parte de la ciudadanía agraviada por el discurso presidencial y no se genere más odio entre nosotros, el actual régimen tiene asegurada una larga vida.

Seguir Leyendo

Destacadas