Connect with us
05/10/2022 - 4:56 pm

Arte y Cultura

¿Realidad o ficción? “El fin de Edmundo” una obra postapocalíptica

El fin de Edmundo se basa en un tiempo postapocalíptico y hace una critica a la sociedad contemporánea desde un búnker debajo de una tienda de disfraces

Publicado

El

Foto: @XantheTovar

En un tiempo post apocalíptico, lleno de poesía e historias, de sueños y esperanzas, tres personajes, a través del humor negro y con un amplio sentido de la contemporaneidad, nos trasladarán hasta un bunker que sirve de protección contra la catástrofe que ha ocurrido en el mundo, debajo de una tienda en medio del desierto llamada “El fin del mundo. Trajes Apocalípticos”.

La muerte es un tema recurrente dentro de la obra, interactúa con los personajes y la literatura, se encuentra en los sonidos, que hay que señalar, son muy importantes para que la puesta en escena transcurra libremente y exista la fluidez necesaria para cambiar de ambientes.

Además, la ambientación sonora juega un papel muy importante, ya que gracias a estos, la cuarta pared, es decir, donde nos encontramos los espectadores, entramos a la obra de una manera humorística y reflexiva, el que observa lo que acontece en el escenario está dentro de la obra y ocupa el rol de público, papel que no desempeñamos asiduamente debido a preferir otras plataformas de entretenimiento más instantáneas.

Dichas plataformas son mencionadas con ánimo de burla y comicidad, están presentes en todo momento y se mofan de ellas, la obra se jacta de engalanar una suerte de arte ancestral que es el teatro, pero, al mismo tiempo, presenta una metáfora de su realidad, al mostrar la tienda que permanece en medio del desierto, así es el teatro.

La obra transcurre entre el arriba y abajo, la vida y la muerte, el pasado y el presente, esto se refleja en el ingenioso uso de la iluminación para trasladarnos desde “dentro” del escenario a “afuera” de él, donde la muerte se desarrolla como hábil escritora de los finales o en donde existe un elevador accionado por un pollo, acompañado apenas con una lámpara y ambientado por lo que podría ser música “de elevador”. Esto se debe gracias al juego de luces y sonidos que nos permiten cambiar de una realidad a otra.

El fin de Edmundo, además de permitirnos reírnos de la realidad en la que estamos inmersos, nos hace reflexionar sobre la empatía que tenemos con los demás o teníamos y que hemos perdido a causa de la pandemia que vivimos, asimismo, la interacción que hacen los personajes con el público es muy importante ya que nos permiten estar dentro sin necesariamente estarlo y pertenecer a una realidad que también es la nuestra, la obra acierta demasiado bien al demostrar que a través de una ficción demasiado apegada a la realidad podemos encontrar respuestas para los problemas contemporáneos que nos azoran, o si no respuestas, sí un momento de catarsis dentro del arte, un momento de reírnos y pensar que las cosas imposibles pueden volverse realidad.

El fin de Edmundo tendrá funciones hasta el 18 de julio, jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados 19:00 horas y domingos 18:00 horas, en el Teatro Benito Juárez.

Con la dramaturgia de Mariana Hartasánchez, la producción y montaje está a cargo del Colectivo Desde los Huesos. Bajo la dirección de Omar B. Betancourt, actúan Beylin Sabeth, Josué Domingo Martínez y Federico Zapata. La escenografía e iluminación es de Sergio López Vigueras, el movimiento a cargo de Tony Corrales, Ele Ochoa en vestuario y la música de Maglog Orozco.

XT

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arte y Cultura

Objetos de Frida Kahlo ocultos bajo llave por medio siglo, se exhiben en París

Tras la muerte de Kahlo, en 1954, esos objetos, junto a miles de fotografías, quedaron encerrados por orden de Diego Rivera

Publicado

El

Objetos de Frida Kahlo ocultos bajo llave por medio siglo, se exhiben en París
Foto: Captura de video

París inauguró el pasado jueves 15 de septiembre una amplia muestra de cerca de 200 objetos de la artista mexicana Frida Kahlo (1907-1954) que estuvieron ocultos bajo llave durante medio siglo, junto a una reveladora exposición sobre la gran influencia que dejó en la moda contemporánea.

Desde los famosos huipiles que la ayudaron a convertirse en una celebridad, a las botas ortopédicas que marcaron dolorosamente su vida, pasando por los corsés que ella misma decoró, el Museo Galliera, templo de la costura, exhibe por primera vez esos objetos en la capital francesa.

Tras la muerte de Kahlo, en 1954, esos objetos, junto a miles de fotografías, quedaron encerrados por orden de Diego Rivera. 

Te puede interesar: Autorretrato de Frida Kahlo y Diego Rivera se vende con precio récord en subasta

No fueron descubiertos ni catalogados hasta 2004. Desde entonces han sido expuestos esporádicamente, en ciudades como Londres.

“La imagen de Frida Kahlo perdura porque pudo romper muchos tabúes de sus experiencias a través de su cuerpo (…). Una persona que estaba lidiando con temas de discapacidad, de felicidad, de sus convicciones políticas y su identidad de género” explicó a la AFP la comisaria de la exposición, Circe Henestrosa.

El espectador comprende luego, al pisar la sala dedicada a las creaciones de los modistos, la enorme influencia que dejaron esos objetos y vestidos.

Jean-Paul Gaultier reivindica los corsés y cintas de la pintora, Karl Lagerfeld fotografia a la top model Claudia Schiffer cejijunta y con moño “à la Kahlo”, mientras que Valentino recupera los resplandores, esos espectaculares tocados en torno al rostro que recuerdan las imágenes de la Virgen.

– Apropiación cultural mutua –

La historia de la vestimenta mexicana y Frida Kahlo es en realidad una demostración de como la apropiación cultural acostumbra a ser algo mutuo, que en el caso de la riquísima historia mexicana, se prolonga durante siglos.

En algunas regiones indígenas, como Chiapas, los ropajes (como los huipiles) son asignados por las autoridades religiosas cristianas tras la Conquista, para identificar las tribus indígenas.

Otros atavíos, como los resplandores, bordados con holán en torno al rostro de la indígena, surgen precisamente de la fascinación de las mujeres del istmo de Tehuantepec con la imagen de la Virgen, resplandeciente con los rayos que rodean su figura.

Te recomendamos: Arte mexicano llega a Madrid con obras plásticas contemporáneas

Siglos después, fue Frida, hija de una mexicana mestiza y un alemán, la que se “apropió” de esa imagen genuinamente indígena. 

Sin haber pisado nunca Tehuantepec, pero orgullosa de su herencia, convirtió esas ropas regionales en un símbolo mexicano por excelencia, como también lo fue el traje o el sombrero charro.

“Tenemos muchos vestidos tradicionales, pero (ella) escoge un vestido que significa una mujer poderosa de un matriarcado. Escoge un vestido que le ayuda a comunicar sus convicciones políticas”, explica Circe Henestrosa.

Frida Kahlo viajó una sola vez a París, para participar en una exposición colectiva, en 1939. 

“Parece que se pasea por todas partes vestida así. Había muchas mujeres de aspecto muy excéntricos, pero ninguna hubiera podido rivalizar con el traje mexicano”, escribió el pintor Vassily Kandinsky tras la inauguración de la exposición.

El bucle de la apropiación se cierra a la muerte de la pintora, y la inspiración que produjo a los creadores actuales.

Destaca el resplandor floral, blanco y amarillo, que la marca Comme des Garçons propuso en 2012, cubriendo a la modelo hasta la talla.

O el corsé de aros metálicos de Alexander McQueen para Givenchy en 2001.

Unos tejidos que podían venir de lugares tan lejanos como Holanda, y que llegaron a México en el siglo XVII, vuelven a pisar las orillas europeas, para goce de maestros y aficionados de la moda.

XT

Seguir Leyendo

Arte y Cultura

¡Del ballet a la guerra! Exbailarín ucraniano muere en combate

Murió el 12 de septiembre por un disparo de mortero cerca de la localidad de Mayorsk, en la región de Donetsk

Publicado

El

Por

¡Del ballet a la guerra! Exbailarín ucraniano muere en combate
Foto: AFP

Cientos de ucranianos participaron este sábado en la Ópera Nacional de Kiev a una ceremonia en honor al exbailarín de ballet Oleksandr Chapoval, muerto en combate en el este de Ucrania. 

Con flores en las manos y lágrimas en los ojos, familiares, colegas, amigos, militares y admiradores rindieron homenaje a Chapoval, de 47 años, que trabajó en la Ópera desde 1994, antes de poner fin a su carrera el año pasado y pasar a la enseñanza.

Te recomendamos: ¡Del ballet a la guerra! Famoso bailarín se enlista en el ejército de Ucrania

Su ataúd, cerrado en contra de lo que dicta la tradición, se expuso en el vestíbulo del emblemático edificio, en el centro de la capital ucraniana, junto a fotos del artista en el escenario y el frente de batalla.

Después se cubrió el féretro con la bandera nacional ucraniana y fue transportado en un coche fúnebre por soldados en uniforme. Al sonar la marcha fúnebre, la multitud aplaudió al artista. Algunas personas se arrodillaron.

Padre de dos hijas adolescentes que asistieron a la ceremonia, Chapoval se unió a la defensa territorial ucraniana el 25 de febrero, al día siguiente del inicio de la ofensiva rusa. 

Te puede interesar: Bailarín brasileño deja el ballet de Bolshói en Rusia tras guerra en Ucrania

Después de que los rusos se retiraran de las inmediaciones de la capital, se unió al ejército ucraniano y fue desplegado en el Donbás, una cuenca industrial en el este del país donde los combates eran feroces.

Murió el 12 de septiembre por un disparo de mortero cerca de la localidad de Mayorsk, en la región de Donetsk.

XT

Seguir Leyendo

Arte y Cultura

“Terapia con arte”: Teatro de Mikolaiv en Ucrania renace en refugio antibombas

Un refugio a cuatro metros bajo el suelo, ahora se convirtió en una pequeña sala para 35 personas

Publicado

El

Por

"Terapia con arte": Teatro de Mikolaiv en Ucrania renace en refugio antibombas
Foto: Captura de video

En el teatro de Mikolaiv, en el sur de Ucrania, se percibe el nerviosismo de los días de estreno. Por primera vez desde el inicio de la guerra, se celebra una función, pero esta vez es en un refugio subterráneo debido a los bombardeos diarios.

El director artístico, Artiom Svytsun, de 41 años, recibía el jueves a los espectadores y les hacía visitar el local. 

Gracias a unos fondos de ayuda europeos, su equipo tuvo dos meses para transformar un refugio, a cuatro metros bajo el suelo, en una pequeña sala para 35 personas. Un fresco que recuerda el teatro antiguo recubre las paredes blancas, irregulares, del sótano.

Te puede interesar: Rusia asegura que el tren bombardeado era militar; Ucrania denuncia masacre de civiles

“Necesitamos este lugar para combatir en el frente cultural”, explica desde el minúsculo escenario, donde sólo caben un puñado de actores y un pequeño decorado.

“Es una especie de ‘terapia con arte’ para la gente que se ha quedado en Mikolaiv y necesita atención”, dice.

Este puerto estratégico del sur de Ucrania, donde vivían 500 mil personas antes de la invasión rusa del 24 de febrero, sigue siendo bombardeado casi a diario desde hace seis meses.

A 300 metros del elegante edificio neoclásico donde se encuentra el teatro, se ve lo que queda de la estructura en hormigón de la administración regional, destruida el 29 de marzo por un misil que mató a 37 personas.

Según el ayuntamiento, Mikolaiv sólo ha tenido 25 días de calma desde el 24 de febrero. 

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo que, junto a Járkov y las localidades del Donbás, en el este del país, se trata de la ciudad “más bombardeada de Ucrania”.

Las destrucciones no sólo afectan a objetivos militares, sino también universidades y organismos culturales.

– “Un apoyo” –

El otrora Teatro Dramático Ruso de Mikolaiv –su nombre oficial hasta la guerra– se llama ahora Teatro Dramático de Mikolaiv.

En el diminuto camerino, la actriz Kateryna Chernolishenko, de 43 años, recibe los últimos toques de maquillaje.

“Estoy muy feliz de volver a nuestro escenario, nuestra casa, y creo que es muy importante que el arte pueda ser un apoyo para la gente”, dice la intérprete que, como los otros compañeros, se presentó voluntaria para este estreno.

Te recomendamos: Ucrania “luchará hasta el final”, promete Zelenski

Su colega Marina Vassyleva, a punto de ponerse un vestido de novia, apostilla: “Los actores, en estas circunstancias, son los médicos del alma humana”.

“Veo mi misión y el sentido de mi vida en este momento. Me necesitan aquí, en Mikolaiv”, agrega.

Desde el inicio de la guerra, tres actores se unieron al ejército y el 20% de la compañía se fue a otro lugar de Ucrania o al extranjero, una proporción pequeña en esta ciudad que perdió más de la mitad de su población, según cifras de las autoridades locales.

Normalmente, la compañía actúa en una sala de 450 localidades y las obras fueron adaptadas para ser interpretadas en el “escenario del refugio”. Pero pese a la guerra, no sólo van a representar obras patrióticas.

Tras un homenaje a Ucrania, la primera función de la nueva temporada es una pieza absurda de un autor nacional contemporáneo que aborda “la realización de nuestros deseos”, explica Svytsun.

A partir de la semana que viene, el teatro hará dos funciones diarias, de jueves a domingo. 

“Espero volver todos los fines de semana. El teatro aporta emoción a la gente en estos tiempos de guerra y esto nos hace la vida más fácil”, cuenta entusiasmada Olga Kruchok, una espectadora de 55 años.

Oleksander Skotnikov, otro espectador de 42 años, insiste: “Cuando estamos bajo las bombas, como ahora, el teatro nos da una gran sonrisa e inspira a la gente a seguir viviendo”.

XT

Seguir Leyendo

Destacadas